Historias dulces. Los orígenes de 5 exquisitas recetas de pastelería

Historias dulces. Los orígenes de 5 exquisitas recetas de pasteleria

Por Zoe Valdemar

Hay muchas maneras de viajar por el mundo. Una de ellas es a través de los sabores. Acompañanos en este “dulce”viaje de recetas con historias. 

 
10

Torta Sacher – Austria – Viena

Historias dulces. Los orígenes de 5 exquisitas recetas de pasteleria

Ingredientes

Para 4 personas

Para el bizcocho y el relleno:
100 gramos de manteca
100 gramos de almendras peladas
6 huevos
100 gramos de azúcar glas
100 gramos de azúcar blanco
65 gramos de cacao puro en polvo
100 gramos de harina de trigo
10 gramos de levadura química
300 gramos de mermelada de durazno


Para la cobertura de chocolate:
100 mililitros de crema batida
130 gramos de chocolate para fundir
20 gramos de manteca sin sal
2 cucharadas soperas de agua

Elaboración

1.  Tostar las almendras en un sartén durante 5 minutos a fuego medio, removiendo para que no se doren demasiado.
2.  Triturar las almendras hasta conseguir una harina gruesa que pueda quedar integrada con el resto de los ingredientes, luego reservar.
3.  Precalentar el horno a 170 grados.
4.  En un bol, mezclar la manteca con el azúcar.
5.  Separar las yemas de las claras, y en un recipiente batir las claras. Cuando estén casi a punto nieve, añadir el azúcar glas y continuar batiendo.
6.  Verter las yemas en el bol con la manteca y el azúcar. A continuación batir. Añadir las almendras, el cacao, siempre batiendo hasta que todos los ingredientes se integren.
7.  Incorporar las claras poco a poco, y mezclando con movimientos envolventes con una espátula para que no pierdan esponjosidad.
8.  Añadir la harina y la levadura con un tamizador. Mezclar bien.
9.  Verter la mezcla en un molde previamente engrasado.
10.  Introducir el molde en el horno a altura media y hornear unos 35 minutos.
11.  Retirar del horno y dejar enfriar.
12.  Cuando el bizcocho esté frío, dividir en dos partes iguales.
13.  Untar una de las partes del biscocho con mermelada de durazno, luego colocar la otra capa en la parte superior.

Cobertura de chocolate
14.  En un recipiente poner la crema de leche, en cuando hierva apartarlo del fuego y añadir el chocolate ligeramente troceado con la manteca. Con una espátula remover bien hasta que el chocolate se disuelva por completo. Incorporar 2 cucharadas de agua.
15.  Colocar el bizcocho sobre una rejilla y ésta sobre una bandeja.
16.  Verter por encima del bizcocho la cobertura de chocolate directamente del recipiente, procurando que éste quede totalmente cubierto.
17.  Dejar reposar la torta unos 30 minutos, hasta que la cobertura se haya solidificado.

Historia

Cuenta la historia que en 1832 el príncipe austriaco Wenzel Clemens de Metternich pidió a su chef que le preparara un postre nuevo para sorprender a sus invitados, pero ese mismo día el chef se enfermó y Franz Sacher, un joven aprendiz de 16 años tuvo que ocupar su lugar.
La torta que creó fue tan deliciosa que adquirió gran fama entre los palacios europeos, y en el resto del mundo.
La receta de esta nota es una versión adaptada de la receta original, ya que la misma se conserva en el más absoluto secreto, sirviéndose exclusivamente en el Café del Hotel Sacher de Viena.

10

Tiramisú – Italia

Historias dulces. Los orígenes de 5 exquisitas recetas de pastelería

Ingredientes

Para 6 personas

2 claras de huevo
4 yemas
100 gr. de azúcar
400 gr. de queso mascarpone
200 gr. de galletas vainillas
175 ml. café
200 gr. de chocolate negro
Cacao en polvo para espolvorear

Elaboración

1. Preparar unos 250 ml del café, dejar enfriar y reservar.
2. Batir las claras a punto de nieve, y apartar.
3. Incorporar las yemas con el azúcar, batiendo energicamente hasta obtener una crema suave, añadir el queso mascarpone de a poco, continuando con el batido.
Añadir las claras a punto nieve, mezclando hasta conseguir una crema de mascarpone.
4. En un molde rectangular cubrir el fondo con las galletas de vainillas. Una vez cubiertas, anadir café y un licor como brandy, o similar.
5. Cubrir las vainillas con la crema mascarpone, espolvoreando con chocolate negro rallado. Repetir el mismo procedimiento hasta cubrir el molde.

Historia

El tiramisú es un postre típico del norte de Italia. Hay muchas versiones acerca de su orígen.
La más fuerte es que se creó a finales del siglo XVI en Siena como una ofrenda, al por entonces Duque de Toscana, Cosme III de Médici. La historia señala que los pasteleros de la ciudad habrían decidido elaborar un postre muy especial. La idea era reflejar en el mismo las virtudes del aristócrata y para ello emplearon el café, recién llegado a Europa, representando a su fuerza, el cacao como símbolo de su virilidad y el queso mascarpone haciendo referencia a su humildad, un tridente que en compañía del resto de ingredientes tomaría el nombre de la zuppa dil duca (la sopa del duque).

10

Pavlova – Australia –  Nueva Zelanda

Historias dulces. Los orígenes de 5 exquisitas recetas de pastelería

Ingredientes

6 claras de huevo a temperatura ambiente
300 gr. de azúcar
1 pizca de sal
2 cucharaditas de Maicena
1 cucharadita de vinagre
1/2 cucharadita de cremor tártaro
Unas gotas de vainilla

Elaboración

  1. En un bol añadir las claras de huevo, el cremor tártaro y una pizca de sal, luego batir. Cuando haya tomado cuerpo añadir el azúcar poco a poco, continuar batiendo a velocidad media alta. 
  2. Cuando el merengue esté casi firme añadir maicena, vinagre, y unas gotas de vainilla. seguir batiendo hasta que quede totalmente firme. 
  3. Forrar una bandeja de horno con papel vegetal y hacer un círculo de unos 24 o 26 cm. Sobre ese círculo extender con una espátula una base de merengue, dejando un hueco en el centro para poder rellenarla después.
  4. Hornéar durante 10 minutos. Transcurrido ese tiempo, bajar la temperatura a 130º C durante una hora.
  5. Al finalizar la cocción apagar el horno pero sin retirar el merengue.
    Una vez que esté a temperatura ambiente , rellenar el merengue con crema batida y fruta fresca.
    Decorar con frutos del bosque.

Historia

Este postre se inspiró a principios del siglo XX , en la bailarina rusa Anna Pávlova. Según cuenta la leyenda el creador del postre vivía enamorado de esta bailarina, por lo cual le dedicó esta receta. Su nombre no quiso que trascendiera , aunque si lo hizo su historia, que es muy “dulce”.

10

Brownie – Estados Unidos

Historias dulces. Los orígenes de 5 exquisitas recetas de pastelería

Ingredientes

200 gramos de chocolate negro
110 gramos de manteca
4 huevos
120 gramos de azúcar
1 cucharada de esencia de vainilla
85 gramos de harina
Bicarbonato
Nueces
Pepitas de chocolate

Elaboración

Colocar en un bol chocolate y manteca. Llevarlo al microondas a temperatura media para que se vaya derritiendo.
Una vez derretido mezclar.
Poner 4 huevos y azúcar en un bol.
Agregar harina y una cucharadita de bicarbonato. Volver a mezclar.
Agregar el chocolate ya derretido junto con la manteca con un toque de vainilla. Seguir mezclando.
Agregar las nueces y las pepitas de chocolate.
En un recipiente de horno untar con manteca y harina para, que no se pegue el brownie.
Incorporar la mezcla al recipiente y cubrir con pepitas y nueces Introducir al horno durante 30 minutos a 180º.
Decorar con crema chantilly (opcional).

Historia

Su origen nos lleva a Estados Unidos año 1897, cuando un cocinero se olvidó de echarle levadura a una preparación que estaba preparando con chocolate. La magia del azar logró que resultara un verdadero suceso, ya que quedó crujiente por fuera y tierno y jugoso en su interior. 

10

Blinis – Rusia

Historias dulces. Los orígenes de 5 exquisitas recetas de pastelería

Ingredientes

1 taza 120 g de harina de trigo sarraceno
1 taza 120 g de harina de trigo común
2 cucharadas 20 g de levadura seca
3 cucharadas 50 g de manteca derretida
2 huevos
3 tazas 720 ml de leche
2 cucharadas 30 g de azúcar
Una pizca de sal

Elaboración

Mezclar una taza 240 ml de leche con la harina de trigo sarraceno.
Añadir una taza 240 ml más de leche caliente a la mezcla. Luego revolver. Cuando este fría incorporar la levadura.
Dejar reposar hasta que la masa haya leudado.
Revolver la masa con una cuchara de madera, incorporando simultaneamente sal y azúcar.
Separar las claras de los huevos. Incorporar las yemas, manteca derretida y harina de trigo a la mezcla, mezclando nuevamente.
Batir las claras. Luego agregarlas al preparado.
Dejar reposar la masa para que aumente de volumen, una vez más.
Calentar una sartén, untandolo con aceite o manteca.
Colocar el preparado en pequeñas porciones, para que quede la masa lo más fina posible.
Cocinar a fuego lento hasta que se dore la parte inferior del blini, luego darlo vuelta , dejándolo 15”.
Pasarlo a un plato y mantenerlo caliente.
Repetir el proceso con el resto de la masa.

Historia

Algunos investigadores sostienen que los antiguos egipcios los preparaban hace 5 000 años, usando como base leche agria. Los historiadores rusos encuentran la primera mención en el siglo VIII. Este plato tiene relación directa con la celebración campesina denominada Maslenitsa, que marca el comienzo de una nueva estación.
Esta tradición familiar hoy en día se traslada a las calles, en los puestos de comida, donde el “blin” es la estrella principal.