La soga, de Hitchcock. Un crimen en plano secuencia

La soga, de Hitchcock. Un crimen en plano secuencia

La soga es uno de los films más interesantes de Alfred Hitchcock y una demostración de como un Director consagrado rompe sus propias reglas para plantearse nuevos desafíos.

Tiempo de cambios

Hay momentos que resultan claves en la vida de una persona. En el caso de Alfred Hitchcock es el año 1948 el que marca un antes y un después de su carrera.
El Director había mantenido hasta entonces una relación muy conflictiva con el productor David O. Selznick, quien lo había llevado a Hollywood. Los problemas se agudizaron aún más tras el fracaso comercial de su ultimo film “The Paradine case”, en 1947. Esto motivó que Selznick se negara a producirle una nueva película al maestro del suspense y sellara un acuerdo de cesión con Universal.

La soga, de Hitchcock. Un crimen en plano secuencia

Tres desafíos en busca de un Director

El nuevo estudio recibió la noticia de su pase con gran entusiasmo, tanto es así que le otorgó a Hitchcock plenos poderes para que rodara el film que quisiera, de la manera que lo considerara conveniente y con total libertad de acción.
Esa libertad Hitchcock la convierte en una gran oportunidad para volver a impulsar su carrera asumiendo tres grandes desafíos: 1) Crea Transatlantic Pictures, convirtiéndose en productor de la película Rope , logrando por primera vez que su nombre aparezca junto al título, 2) Filma su primera película en Technicolor y 3) Realiza el rodaje como si el mismo tuviera un solo plano con continuidad, lo que se conoce en el lenguaje cinematográfico como “plano secuencia”

La soga, de Hitchcock. Un crimen en plano secuencia

Enlazando la soga

La idea de un solo plano la implementa para dar un mayor realismo, manteniendo la esencia de la obra de teatro y su continuidad narrativa . La acción de “Rope”, o “La soga” como se la conoció en nuestro idioma, da comienzo cuando se levanta el telón a las 19.30 hs y finaliza a las 21.15 hs.
A esta altura,  al director , lo seduce la idea de filmar una obra basada en un hecho real, pero lo seduce aún más la necesidad de sorprender y generar polémica , para ello utiliza todas las posibilidades del punto de vista técnico, producto de su experiencia adquirida en el estudio más prestigioso de Alemania, el Universum Film AG. (UFA)

Rompiendo moldes

Con Rope Hitchcock se encuentra decidido a romper con sus propias estructuras y tradiciones, algo que es tan interesante como complejo. Para ello debe renegar de sus propias teorías acerca de como debe fragmentarse un film en el montaje para narrar visualmente una historia.
Sin embargo, nada queda librado al azar. La película se rueda teniendo en cuenta una edición previa, los movimientos de los actores y los de la cámara, conservando la estética habitual y el lenguaje narrativo propio del maestro del suspense. El plan de acción consistía en ensayar una jornada completa para filmar al día siguiente. El objetivo era rodar lo correspondiente a  un rollo de 10 minutos.

Luz, Cámara: Contratiempo

La realización integral presentaba grandes inconvenientes a resolver. Uno de ellos era la iluminación. En el film había grandes desbordamientos de luz con cambios de iluminación, ya que la acción comienza con luz de día y finaliza con iluminación nocturna.
Otra de las dificultades técnicas a superar era la interrupción obligatoria de la acción por el cambio de cada rollo de película, lo que resuelve el Director haciendo pasar a los personajes delante del objetivo de la cámara “para cerrar en negro” en ese momento. Si la toma finalizaba con un primer plano de un saco (Zoom in), volvía a abrir el plano de la misma manera para enmascarar el corte (Zoom out)
Asimismo tenia la complejidad de ser su primera experiencia de un film en color y contrariamente a lo que se esperaba, el Director estaba decidido a reducirlo al máximo para que la acción se centre exclusivamente en el dramatismo de los personajes, sin lugar a distracción.

Axonométrica del set. Image@Hitchcockmaster.wordpress.com

Set con vida propia

El decorado era un departamento que comprendía la entrada, un living  y una parte de la cocina.
Presidía el set un gran ventanal con una vista panorámica a New York. La ciudad era una maqueta especialmente construida en forma semicircular para que acompañe los movimientos de cámara. Esta estructura ocupaba una superficie tres veces mayor que el decorado donde se desarrollaba la acción para los efectos de perspectiva. Entre los edificios y el fondo autentico había nubes fabricadas con fibra de vidrio. Cada una de ellas era móvil e independiente. Algunas enganchadas con hilos invisibles, otras colgaban de perchas, todas moldeadas de forma semicircular.
La obsesión por el realismo lo llevó a realizar un “plan de trabajo especial para las nubes”, que consistía en desplazarlas de izquierda a derecha, cada una a una velocidad distinta. Cuando las nubes terminaban su trayectoria se cambiaban por otras nuevas de distinto tamaño.

© Hitchcockmaster.wordpress.com

Silencio: Cámara en acción

Para poder desplegar la cámara de un lado a otro de la escenografía durante 10 minutos sin detenerse se ensayaron hasta los mininos detalles. Trabajaban con un “Dolly” (herramienta especializada del equipo de rodaje diseñada para realizar movimientos fluidos) que se movía en la escenografía plegable diseñada con pequeñas marcas y señales en el piso. La tarea del técnico operador del Dolly consistía en llegar a un número establecido marcado en el piso a una frase del dialogo determinado. Cuando se pasaba de una habitación a otra, la paredes se “desvanecían” sobre raíles silenciosos, también los muebles, que tenían pequeñas ruedas invisibles para la cámara. 
Hasta tuvieron que fabricar un suelo especial, para que la compleja coreografía que realizaban actores y técnicos resultara silenciosa, ya que se rodaba con sonido directo.

Números que tiran de la soga

10 planos continuos
10 días ensayo para la cámara, actores e iluminación.
18 días de rodaje y 9 días más a causa de un “retake” por problemas de iluminación detectados con posterioridad a la filmación.
10 minutos era la duración de cada rollo de celuloide.
11 hojas de diálogo.
6000 bombillas incandescentes.
200 tubos neón.
1.5 millones dólares costo total del film
73 veces nombran a David, el joven asesinado

La soga, de Hitchcock. Un crimen en plano secuencia

Cuando “sube” las sirena

La premisa del film es que todo resultara verosímil. A tal fin se puso especial atención en todas las áreas, inclusive en los efectos sonoros. Es por ello que lograron realizar una escena épica donde se lucen los efectos de sonido. En la misma, el actor James Stewart abre una ventana del living, y por ella se escucha “ascender” los ruidos de la calle, incluida una sirena policial.
Para lograrlo el Director mandó a colocar un micrófono en el exterior del estudio, a unos seis pisos de altura y reunió a un grupo de personas para que mantuvieran una conversación. A medida que el asistente de sonido descendía el micrófono por el exterior del edificio la conversación de la calle cobraba mayor intensidad.
Para el efecto de sonido de la sirena del patrullero Hitchcock desecha la idea de recurrir a la sonoteca para obtener un efecto más real, es así que se opta por alquilar una ambulancia, colocar micrófonos en la reja del estudio, y grabar el sonido de la ambulancia con la sirena en el momento que ésta se acerca al set.

La soga fuera de campo

Un hecho valiosísimo del punto de vista de la realización es el uso del “fuera de campo” utilizado en el film. Recordemos que fuera de campo es aquello que el espectador cree que existe fuera del encuadre basándose en la información de lo que ve dentro del cuadro. Es un espacio invisible que rodea a lo visible. Este recurso es fundamental para la construcción del relato debido a que como se encuentra rodada en planos secuencias hay situaciones que se perciben pero que no logran ser vistas por la cámara.
La acción realizada fuera de campo conjuntamente con lo que se puede ver parcialmente en pantalla logra formar un todo.

El suspense llegó al guión

El guionista Arthur Laurents estaba en total desacuerdo con mostrar el asesinato al inicio porque, según él, desaparecía todo suspense. Afirmaba que si el crimen no se veía el espectador tendría dudas acerca de si el cadáver se encontraba realmente ahí. Sin embargo, se impuso el criterio de Hitchcock, quien consideró que el elementos clave del thriller es darle al espectador toda la información, de esta manera se la convierte en un testigo que no puede hacer nada al respecto. En el caso de La soga el espectador sufre cada vez que los asesinos están a punto de ser descubiertos por su crimen.

Ficha  Técnica

Título original: Rope
Dirección: Alfred Hitchcock
País: Estados Unidos
Año: 1948
Género: Suspenso
Duración: 80 min.
Producción: Sidney Bernstein, Alfred Hitchcock
Guión: Ben Hecht, Arthur Laurents, basada en la obra de Patrick Hamilton
Música: Leo Forbstein
Fotografía: William V. Skall, Joseph A. Valentine
Montaje: William H. Ziegler
Reparto: James Stewart, John Dall, Farley Granger, Cedric Hardwicke, Joan Chandler,Douglas Dick, Constance Collier,Edith Evansony Dick Hogan
Productora: Warner Bros Pictures

Sinopsis

La película comienza cuando una pareja de brillantes universitarios, Brandon (John Dall) y Phillip (Farley Granger), estrangulan a un amigo de la facultad, David Kentley (Dick Hogan), con el fin de demostrar su superioridad, estimulados por las teorías de su profesor favorito, Rupert Cadell (James Stewart).
Esconden el cadáver en un arcón sobre el que se servirá una cena que contará con la presencia de los siguientes invitados: el padre del joven asesinado (Sir Cedric Hardwicke); su tía, la señora Atwater (Constance Collier); su novia, Janet (Joan Chandler); el mejor amigo de David, Kenneth (Douglas Dick); y el profesor Rupert Cadell. En dicho evento también se encuentra  la asistente de los dos jóvenes (Edith Evanson). La velada transcurre con aparente normalidad hasta que el profesor Rupert Cadell, atento al extraño comportamiento de Brandon y Phillip, comienza a sospechar que algo macabro puede haber ocurrido.

Fín del juego de la soga

La soga representa uno de los films más interesantes en la carrera de Hitchcock y uno de los que más ha sido objeto de análisis a través del tiempo. En la simbología del film la soga es sinónimo de muerte. Es el objeto con el que se realiza el asesinato, y a su vez el mismo elemento con el que se descubre el crimen. La soga se encuentra omnipresente en toda película. Los asesinos juegan con ella todo el tiempo, de la misma manera que el Maestro del suspense juega con el espectador.

Fuente: El cine según Hitchcock. François Truffaut